Anuncio Rotativo 720×150
Anuncio Rotativo 720×150
Novedades

Tony Ochoa cambia el ejercicio por la música

Tony Ochoa cambia el ejercicio por la música

Demostrará quién es en la música

Lanza disco y película

Juan Antonio Ochoa Gutiérrez es de Monterrey, Nuevo León, tiene 23 años y bastantes fans. En el regional se hace llamar Tony Ochoa, por vez primera visita la Capital de la República Mexicana para anunciar la salida de su segunda producción y una película donde participó, así como compartir anécdotas que hoy lo posicionan como una promesa del género grupero.

Es la primera vez que vengo, ya he estado en varias partes de la República, vine hacer huella con presentaciones que tendré este fin de semana en la Ciudad y en el Estado de México, espero que la gente me dé su apoyo, estoy contento de estar y pronto tengo planeado ir a Colombia, estoy esperando también la visa para poder visitar a mi gente de Estados Unidos”.

Su amor por la música surgió a los 12 años, a los 16 con un grupo de amigos formaron Banda Morros, desde ahí su destino sería cantarle a la gente: “No tenían vocalista y de la cuadra era el que mejor cantaba, íbamos a fiestas, a XV años, después ya trabajamos en bares, gracias a un video que tomó una amiga en una fiesta me vio mucha gente, ahí se dio la oportunidad de hacer la carrera más profesional pero cuando me hicieron la propuesta me quede en shock, se me cayeron los calzones”.

Desde niño fue muy independiente y trabajador, por lo que a su familia no se le hizo raro que eligiera el camino de la música: “A los 17 me salí de mi casa y me las vi bien duras, trabajé de mesero y cocinero, he sido de trabajos rudos, no vengo de cuna de oro, si uso un buen saco o unas botas caras es porque me ha costado”. El norteño nos reveló que su último trabajo, antes de lanzar su carrera, fue para una compañía de teléfonos: “Coloqué postes, hice cableado, instalé internet en casas, era una friega pues en las noches me dedicaba a la música”.

¡Cantante, actor y físico culturista!

La música es su pasión y estuvo a punto de cambiarla por una actividad aún más ruda que sus trabajos: “Hace tres años gané un concurso de físico culturismo, pensé en dedicarme a eso pues estaba muy metido en el ejercicio, tuve una lesión en el hombro, me lo disloqué y me retiré pues el doctor me recomendó más de medio año de reposo, ahora corro, hago lagartijas y voy al gimnasio dos veces por semana”.

Entre sus próximos proyectos se encuentra, además de su nuevo disco que contendrá temas de Horacio Palencia una cinta en la que debuta como actor: “Vienen varios compositores, a mí no se me da eso, no se me ocurren cosas románticas, ser compositor requiere mucha paciencia, mucha soledad, mucha dedicatoria y eso me queda grande. También saldrá una película que se llama En la Línea donde participamos el Flaco Elizalde y yo, ahí la hice de un paramédico”.

Algo que llama la atención es el tatuaje que tiene en el pecho con su nombre y el de su papá el cual fue el pretexto para hacérselo, además reconoció que es probable que se haga más: “Me lo hice porque me gusta cómo se ven en esa parte del cuerpo y por eso me lo hico, quizá me haga otros, pero más discretos y donde no se vena tanto”.

Su timbre de voz es muy parecido al de Valentín Elizalde lo que ha impulsado su carrera, Ochoa, aseguró que las comparaciones no le molestan, pero demostrará quien es: “No soy el primero que han comparado con él, pero estoy haciendo mi camino y esperen mi disco para que se den cuenta de quien es Tony Ochoa, finalizo. IDGPatrones

Relacionadas