Anuncio Rotativo 720×150
Anuncio Rotativo 720×150
Novedades

Leandro Ríos entre la felicidad y la tristeza

Leandro Ríos entre la felicidad y la tristeza

El éxito le sonríe y la vida lo golpea

El cantante promociona su sencillo Cruz de Madera

A El Penco, Leandro Ríos parece que nada lo detiene, pues a pesar de haber sufrido una perdida bastante grande dentro de su familia, visitó la Ciudad de México promocionando su sencillo Cruz de Madera, además está un poco afectado por una operación que tuvo de una rodilla, sin embargo, el de Los Ramones, Nuevo León, trae toda la pila para seguir adelante con su carrera.

Y como no estar emocionado, si el cantante regresó de una exitosa gira por Colombia en dónde pudo constatar que es de los consentidos de aquel país Sudamericano: “Me sorprendió, no sabía el impacto que tenía mi música por allá, desde la primera entrevista me felicitaron porque el tema Coctel de Olvido esta en primer lugar, lo mismo Debajo del Sobrero, yo iba por la promoción del nuevo sencillo que allá es Te Mereces Todo y me recibieron con semejantes sorpresas”.

La cualidad principal de Leandro es que no usa etiquetas ni para trabajar, ni en su vida personal, lo que ha resultado en un cariño limpio y especial por parte de su gente: “No me disfrazo para trabajar, ni me inventó historias ajenas, la gente ve arriba y abajo a la misma persona, no cambio para trabajar, he sabido llevar mi vida y mi carrera. Siempre han respetado mi vida personal, mi vida la conoce la gente, no por tener fama o porque la gente corea mis canciones tengo que ser otro, la gente me cuida por que los cuido”.

Se recupera de fuertes pruebas de vida.

Durante su gira de promoción y a diferencia de otras, El Penco, ha estado un tanto controlado pues está convaleciente de una reciente operación en la rodilla: “Soy muy hiperactivo, llegué a la casa de mi mamá, olvidé las llaves en el carro de mi esposa, regresé por ellas y desde niño tengo un lugar por donde me paso siempre, al momento de meterme por ahí, giré la pierna y también giró la rodilla y me troné los ligamentos. Me operé el 6 de mayo, pero resultó que mi rodilla es muy grande y mis ligamentos muy delgados, por lo que me tuvieron que poner un ligamento de banco (un ligamento donado por alguien más), gracias a Dios la operación fue un éxito, llevo dos meses de rehabilitación y son seis meses, ya camino bien, ya puedo hacer bicicleta estacionaria, ya voy a empezar a trotar, pero no puedo hacer deporte de piboteo pues puedo volverme a lastimar, tengo que esperar a que el ligamento pegue al hueso”.

Una de las más fuertes decisiones que tomó, fue no suspender la gira de promoción por el lamentable fallecimiento de su abuelita: “No estuve en su fallecimiento, ni le pude dar el último adiós, ni pude abrazar a mi mamá. Mi abuelita padecía osteoporosis, la semana pasada se cayó y se fracturo la cadera, la iban a operar, el domingo estaba muy bien dentro de lo que cabía, el lunes empecé la promoción y mi teléfono empezó a sonar, al contestar me dieron la mala noticia, que mi abuelita entró en paro y no pudieron salvarla. Me preguntaron que, si quería parar la promoción, hablé con mi mamá, ella me entendió extraordinariamente y seguí adelante. Así es la vida del músico, a veces hay que tomar fuertes decisiones”. Eso sí le queda en su recuerdo el amor de su abuelita: “Fue una mujer muy dura, muy regañona, me acuerdo de ella cuando me veo al espejo para rasurarme, pues me decía que no me podía ver con barba que tuviera mi cara limpia pues además ni me salía (jajaja). Fue una extraordinaria abuela, siempre buscaba notas y grababa programas donde salía yo, siempre pidiendo a Dios que me cuidara donde anduviera”.

La mejor decisión de su vida

Así como lo expresa el intérprete de Debajo del Sombrero, la vida del músico tiene altibajos, pero sin duda alguna y a pesar de su pérdida personal, su matrimonio pasa por un gran momento a cinco meses de contraer nupcias: “El 21 de junio cumplimos cinco meses de casados, ha sido una extraordinaria decisión, hacemos un gran equipo de trabajo y de vida, hay mucha comunicación y transparencia, no hemos tenido ninguna discusión, ni un pleito, estamos creando un mejor futuro para los dos, para cuando lleguen los hijos, para el siguiente año le escribiremos a la cigüeña y llegará el Penquito o la Heredera (jajaja); yo quería cuatro hijos, ella dos, entonces llegamos a un punto medio y serán tres o los que Dios nos mande, pero que vengan a dar luz y armonía en nuestro hogar. Si es niño ojalá que no salga hiperactivo como yo si no las pagaré todas (jajaja), pero si le diré que defienda a su hermanita de cualquier cab…”. Para finalizar, Leandro nos reveló el secreto para tan buen matrimonio: “A ella la respeto como mi esposa, pero la veo como mi amiga, como mi novia, si yo ando fuera y no la alcanzo despierta le mando mensaje y en la mañana le llamo o si llegó y esta despierta platicamos, no queremos dudas que causen conflicto, hemos hecho una extraordinaria unión, estoy pleno, cada día siendo un mejor ser humano”.

Actualmente Leandro Ríos se encuentra promocionando Cruz de Madera: “Un tema viejito que me gusta, un día me marca Domingo Chávez de Remex y me dice Leandro le hice ajustes al tema, espero te guste, cuando lo escuché y oí la voz de Isaías Lucero, me gustó más que al escucharla conmigo mismo, a Isaías lo admiro y me tocó compartir con él una extraordinaria canción”. Pero no solo está satisfecho con su tema, sino también porque vienen celebraciones importantes para él: “Estoy preparando fiesta y aniversarios, en octubre festejaré 10 años de carrera y 22 en la música, estoy preparando una gira que se llamara una Década del Penco además de combinar mis presentaciones entre México, Estados Unidos, Guatemala y Colombia, donde el siguiente año regresaré a trabajar si Dios quiere”.

Relacionadas